El cine y la televisión nos han creado la imagen de caballeros medievales como seres bondadosos capaces de defender su reino y demás, siendo Sir Lancelot el más conocido. Sin embargo, como tantas veces ocurre, gran parte de todo eso es solo fantasía. Hoy queremos contarte 9 sorprendentes curiosidades sobre los caballeros de la Edad Media que debes conocer. Comencemos el recorrido.


9. Se necesitaba mucho dinero para ser un caballero

No cualquier persona podría convertirse en un caballero, ya que se requería tener la suficiente cantidad de dinero para comprar el equipamiento necesario. Asimismo, debían tener un origen noble. Armadura, caballo, armas y sirvientes que le acompañaran, eran necesarios para ir a batalla. Como forma de ayudarles, quien reinaba les entregaba un pedazo de tierra y quienes vivían allí, debían pagarle tributos.

..... 8. La armadura de los caballeros

Los caballeros iban al campo de batalla enfundados en una armadura metálica que les protegiera contra las espadas de los enemigos. Estas armaduras eran fabricadas a medida y debajo de las placas de metal, iban prendas acolchadas, todo unido con una malla. Este traje fue evolucionando y la versión más avanzadas llegó a pesar 22 kilos. A eso hay que sumarle las armas que llevaba consigo.

7. El origen de la palabra «Caballero»

El concepto de «Caballero» viene de los caballos, ya que en esa época los soldados solían pelear montados a caballo. Este término no fue creado en la era medieval, sino que se cree que proviene del Antiguo Imperio Romano.

6. La caballerosidad

El término «caballerosidad», que hoy utilizamos para describir los buenos modales masculinos con respecto a las mujeres, tenía un significado diferente en la Edad Media, ya que era el código de conducta del caballero. Los caballeros, debían jurar lealtad al rey o su señor, respetar a las mujeres, a los débiles y proteger a la Iglesia Católica. Un caballero jamás se relacionará con traidores, dará consejos equivocados a una mujer y debían tomar parte de periodos de abstinencia y ayuno, tal como dictara la Iglesia.

5. Las armas de los caballeros

Dependiendo de la batalla, los caballeros utilizaban diferentes armas. Si estaban a caballo, usaban lanzas largas o espadas pesadas, hachas o mazos. Cuando batallaban a pie, peleaban con dagas o espadas más cortas.

4. Los caballeros se entrenaban desde niños

Un caballero no llegaba a serlo de repente, sino que se preparaba desde temprana edad. Los niños desde los 7 años eran considerados pajes, y si bien cumplían funciones de mensajeros, recibían instrucción en armas. A los 14 años pasaban a ser escuderos al servicio de un caballero, participando de ejercicios como las justas. Recién a los 21 años podían ser nombrados caballeros.

3. Existían diferentes niveles de caballeros

No todos los caballeros eran iguales, ya que existían diferentes rangos: un caballero que luchaba bajo el mando de otro era considerado «Caballero soltero». Un caballero que comandaba un ejército o batallón, llevaba el título de «Caballero banneret». Para subir de rango, había que demostrar valentía o logros.

2. Existían diversas ordenes de caballeros

Especialmente durante las cruzadas, los caballeros formaban diferentes ordenes militares, ya sea por origen o razones religiosas. Así, existían los Caballeros templarios, Caballeros Teutónicos, Caballeros Hospitalarios y los Hermanos Livonios de la Espada, entre varios más.

1. Aún existen los caballeros

Ya no luchan a caballo ni empuñan espadas, pero el título de caballero sigue existiendo y se entrega como recompensa a servicios prestados a la corona o aportes a la humanidad. En Inglaterra, se utiliza el título de Sir y lo confiere la misma reina. Entre los Sir, están Paul McCartney y Elton John.

batanga.com / Publicado por: Isabel Valenzuela - Mar 18, 2015

9 sorprendentes curiosidades sobre los caballeros de la Edad Media que debes conocer