Todos sabemos la importancia que tiene dormir para nuestra salud. Repone fuerzas y permite la relajación del organismo. Sin embargo, ¿qué sucede cuando la persona se despierta por las noches sin tener consciencia de ello? En las próximas páginas te haremos saber 8 datos curiosas sobre el sonambulismo que pueden ser de mucha utilidad.


1. Un trastorno de breve duración

El sueño tiene 5 fases. El sonambulismo es un trastorno del sueño que ocurre en sus frases profundas, se considera que en las 3 y la 4, poco antes de la 5, que es donde tiene lugar el sueño REM. Es un proceso corto, 15 minutos generalmente (aunque se reportan casos de una hora o más excepcionalmente), donde no hay movimiento de los músculos oculares.

2. El sonambulismo es más común en niños

Es más frecuente que el sonambulismo ocurra en edades tempranas, de 6 a 7 años; empero, también se reportan muchos casos de adultos que lo padecen. Al parecer, esta alteración del sueño se produce por una inmadurez del cerebro. Quizá los sonámbulos tengan áreas del cerebro que no se desarrollaron completamente después de todo.

3. Los sonámbulos no recuerdan los episodios nocturnos


Aunque la mayoría de los sonámbulos no recuerdan los episodios nocturnos que han protagonizado, lo cierto es que no en todos los casos ocurre así. Hay algunos que sí lo hacen, al menos parcialmente. La explicación científica es que hay partes del cerebro funcionando y otras apagadas, y en cada persona esto se da indistintamente.

4. Caminar de noche, dormir de día


Aquellos que padecen de sonambulismo son más propensos a dormir durante el día. Eso no significa que se queden dormidos en cualquier lugar, sino que si comparamos dos personas, una sonámbula y otra no, poniéndolas a descansar de día, la primera terminará por caer rendida más rápidamente que la segunda.

5. Los sonámbulos no son autómatas


Es un mito muy extendido que los sonámbulos actúan como autómatas, sin control de sus actos. En realidad, las investigaciones recientes prueban que la mayoría de estos tienen al menos una idea de lo que sucedió y, aunque no hay lógica en sus episodios, sienten que todo tenía sentido.

6. El sonambulismo generalmente no es peligroso

Otro mito sobre este desorden refiere que es peligroso. Salvo casos excepcionales, la mayoría de los episodios de sonambulismo son breves y no causan ninguna amenaza para las personas.

7. El sonambulismo podría ser hereditario

Los expertos consideran que el sonambulismo es hereditario, pues en un porcentaje muy elevado de casos existen antecedentes patológicos familiares semejantes. También se aprecia su persistencia en los gemelos idénticos.

8. Factores de riesgo para el sonambulismo

Se cree que existen algunos factores de riesgo que pueden desencadenar el sonambulismo, como son el estrés, la depresión y la fatiga. Este trastorno ha sido asociado con otras enfermedades como la arritmia, el asma o el alcoholismo.


Ojocientífico.com 10/07/14