Los narvales son criaturas muy raras, y por estar en aguas muy lejanas, poco se comenta sobre ellos al estudiar a los animales marinos, especialmente a las ballenas. El punto que más genera curiosidad sobre el narval, es su enorme colmillo que le da una apariencia extraña. Este elemento ha sido vendido desde épocas antiguas como algo muy valioso. Más allá de eso, la vida de estos animales es muy interesante, y por ello te invitamos a ver estas sorprendentes curiosidades sobre el narval.

.....

7. El colmillo del narval y sus propiedades

Cuando vemos al narval no podemos creer que lo que sobresale en su cara sea un diente, y no un cuerno como comúnmente se cree. Aunque parece estar en el centro de su cabeza, en realidad sale desde su labio en el costado izquierdo de la boca. A pesar de que tiene otro diente, es más pequeño y se mantiene dentro de la boca. Lo extraño de este colmillo es que, a diferencia de los dientes de otras especies, es blando por fuera y duro por dentro, algo muy poco común.

6. Tamaño del colmillo

El colmillo del narval puede llegar a medir más de tres metros. Si lo miramos con poco detenimiento, vemos que es derecho, sin embargo, al mirarlo de cerca cuando crece, podemos ver que se va doblando en forma de espiral hacia la izquierda.

5. Flexibilidad

Su consistencia blanda por fuera y dura por dentro permite que el colmillo sea muy flexible, y fuerte al mismo tiempo. Puede doblarse sin romperse, algo muy necesario en los lugares peligrosos a los que está acostumbrado.

4. No se sabe la utilidad del colmillo

Todavía no se ha determinado la utilidad del colmillo del narval, pero la teoría más popular es que sirve como arma. También es posible que se use para llamar la atención del sexo opuesto durante la época de apareamiento. Sin embargo, recientemente se ha investigado la posibilidad de que funcione como sensor ambiental. Los nervios presentes en el colmillo hacen que sienta las variantes en el agua, como la presión, la temperatura y la salinidad.

3. No todos los narvales tienen colmillos

Entre los narvales, solo los machos tienen colmillos, con la excepción de algunas pocas hembras. Si realmente fuera un sensor, debería estar presente en todos los narvales, así que esta información concuerda con la teoría del colmillo como llamador de atención en el apareamiento.

2. La piel del narval tiene vitamina C

Los estudios han demostrado que en la piel del narval hay una cantidad de vitamina C casi igual a la presente en las naranjas. En los lugares fríos donde viven los esquimales, la fuente de comida son los narvales. De no ser por ellos, estas personas no tendrían la cantidad suficiente de vitaminas.

1. No hay narvales en cautiverio

Estamos acostumbrados a que algunos tipos de ballenas sean capturadas para exposiciones. Pero el narval no sobrevive al cautiverio, y cada vez que se ha intentado encerrar a alguno, ha muerto.

Ojocientífico.com 22/04/14