ESA/Rosetta/MPS/OSIRIS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA

Los primeros análisis de los datos recabados por la misión Rosetta nos muestran que este cuerpo helado es mucho más extraño de lo que podríamos esperar.

Quizás el hallazgo más sorprendente fue el anuncio de que el agua presente en este cometa es diferente a la que encontramos en nuestros mares y océanos, pero siete nuevos artículos publicados en la revista Science nos describen un cometa, cuanto menos, peculiar.

Los nuevos estudios muestran una amplia variedad de gases que se escapan de este cometa lobulado con forma de pato de goma, una información que puede revelarnos como nació y ha evolucionado el Sistema Solar a lo largo de toda su existencia.

Los cometas son como capsulas del tiempo, en sus hielos ha quedado encerrada parte de la historia de nuestro Sol. Por ello, el equipo del Rosetta tiene la esperanza de descubrir si 67P originalmente era dos cuerpos que se unieron por las fuerzas gravitacionales, dándole la extraña forma que vemos en la actualidad, pero otra de las opciones seria que este cometa haya sido erosionado por los vientos solares o incluso por los impactos de otros objetos menores, lo que nos diría que en sus orígenes, 67P habría tenido una estructura mucho mas simétrica.

Los resultados de los dos primeros meses de la misión Rosetta indican que la masa es este cometa es de aproximadamente 100 millones de veces la masa de la Estación Espacial Internacional, con una densidad similar a la del corcho o la madera, esto significaría que la estructura interna del cometa es mucho mas porosa que lo predicho por múltiples modelos informáticos.

También nos muestran que la superficie está cubierta por materiales orgánicos, sin embargo, el hielo parece no estar presente en esta superficie. Esperábamos ver moléculas que contendían formas complejas del carbono, tales como alcoholes y ácidos carboxílicos, sin embargo, hasta ahora, la superficie en lugar parece estar dominada por los hidrocarburos más simples, un hallazgo que puede tener implicaciones para la comprensión de cómo las moléculas basadas en el carbono se forman y extienden a través del Sistema Solar.

Otro de los datos nos muestra que la coma que rodea al cometa, el gas liberado por la sublimación del hielo, parece proceder en su mayor parte del “cuello” de este pato de goma espacial, aunque todavía queda por descubrir cómo se comportara el cometa en el momento de su máxima aproximación al Sol, lo que sucederá el 13 de agosto de este año.

Los resultados de los datos obtenidos por la sub-sonda Philae que se poso en su superficie todavía no han sido publicados.

espacioprofundo.es 23/01/15

67P, un cometa tan ligero como el corcho | Espacio Profundo