Desde pequeño seguramente tuviste miedo de portarte mal e ir al infierno, y allí encontrarte con esta horrible figura aterradora. Hay muchas cosas que se dicen sobre Satanás, figura de los relatos de La Biblia, otras en la imaginación popular. Si nunca investigaste demasiado el tema, quizás tengas algunas ideas erradas sobre el personaje de Satanás, y aquí te pasaré a explicar porqué.

6. El 666 es «el número de la bestia»

Muchas canciones de heavy metal y películas de terror nombran al 666 como el número del diablo. Lo cierto es que el libro de Las Revelaciones dice que este número está relacionado con el anticristo, pero la historia no es clara. Para los arqueólogos, la numerología era importante porque podía reemplazar los nombres por números, dado que la escritura era peligrosa. En las épocas antiguas se pensaba que Nerón era la encarnación del diablo, y al pasar su nombre del griego al hebreo la fórmula numérica equivale al 666. Por tanto ese número solo representa al nombre Nerón, no al diablo en sí.

5. Lucifer es otro nombre para Satanás

Casi siempre la historia de Lucifer se cuenta como la de un ángel que se tornó en contra de Dios y por eso fue expulsado del cielo. Sin embargo, en La Biblia hay un solo pasaje al respecto, y siempre fue malinterpretado. En realidad no habla sobre un ángel, sino sobre un rey babilonio que cayó de su trono al perseguir a los israelitas. Cuando el texto fue traducido, el nombre Helal del rey fue puesto como Lucifer, que para los romanos es el equivalente a Venus. Al principio no tenía nada que ver con Satanás, hasta años más tarde cuando se hizo esa interpretación.

4. El pentagrama satánico es bastante nuevo

Hoy suele representarse el símbolo como un pentagrama invertido con la cabeza de cabra del diablo. Sin embargo, fue usado en un comienzo para representar las heridas de Jesucristo a través de las 5 puntas visibles. Luego pasó a usarse como una forma de cabra, aunque recién a comienzos del siglo XX.

3. Los cristianos asociaron a Pan con el diablo

Está claro que su imagen con cuerpo de cabra puede asociarse fácilmente a Satanás, pero no fue ese el inicio. Pan es un dios griego adorado por pastores y granjeros que veían en él una salvación para sus cosechas. Sin embargo, cuando se difundió la historia sobre el nacimiento de Jesucristo, fue el mesías el asociado a esta figura y no Satanás. Asimismo, la Iglesia no aprobaba su imagen como dios de la fertilidad, y consideraron que cualquier cosa relacionada a lo sexual iba mejor con el diablo que con Jesús.

2. La cruz invertida es un símbolo satánico

Para muchos la cruz dada vuelta es un símbolo del satanismo, por representar lo opuesto al sacrificio de Jesucristo. No obstante, en un comienzo era considerado un símbolo cristiano de humildad. Según se cuenta, cuando San Pedro fue crucificado (por órdenes de Nerón), para no deshonrar el sacrificio de Jesucristo, San Pedro pidió que pusieran la cruz al revés.

1. Satanás reina en el infierno

Según los relatos de las escrituras, Cristo vencerá a Satanás y lo enviará a una prisión (el infierno), donde sufrirá su castigo. Como lo vemos, el infierno no es su hogar sino donde está atrapado. Tampoco es el encargado de castigar a las almas que se tornen hacia el mal, sino que es Dios, y él recibirá un castigo como cualquier otra persona.

batanga.com / Publicado por: Katia Silveira - Feb 13, 2015

6 equivocaciones muy comunes sobre Satanás y su simbología