Dentro del enigmático y megadiverso mundo de los arácnidos, posiblemente sean las arañas los miembros más conocidos por la mayoría de nosotros.

La gran cantidad de especies que existen, el hecho de que algunas especies sean venenosas, y que no sea inusual encontrar en nuestra casa algunos de sus curiosos representantes, son con seguridad algunas de las razones de su amplia popularidad, para bien o para mal. Es por ello que hoy vamos a enseñarte 5 importantes datos que debes conocer sobre estos animales tan cercanos a nuestras vidas.


.....

5. Todas las arañas son venenosas, excepto una familia

Las arañas usan su veneno como mecanismo defensivo y para capturar a sus presas. El veneno se concentra en unas glándulas que se concentran cerca de los quelíceros y que se activan cuando la araña muerde a su presa, momento en que el líquido se empuja a través de los colmillos y penetra en la víctima. Aunque son muy pocas las arañas que son peligrosas para los grandes animales, entre ellos el ser humano, todas ellas han desarrollado la capacidad de producir veneno, excepto las de la familia Uloboridae, que carecen de las glándulas productoras.

4. No pueden digerir alimentos sólidos

Antes de que una araña sea capaz de comerse a su presa, debe transformarla en una forma líquida que sea capaz de digerir. Para ello las arañas exudan unas enzimas digestivas desde su estómago hasta el cuerpo de la víctima, las cuales se encargarán de descomponer los tejidos, licuándolos y permitiendo que puedan ser absorbidos posteriormente por la araña junto a sus propias enzimas, recuperándolas de esta manera.

3. Todas las arañas producen seda

Aunque no todas las arañas tejen esas magníficas redes que todos conocemos y hemos visto alguna vez, todas han desarrollado la capacidad para producir esta sustancia pegajosa conocida como seda y que pueden emplear con los más diversos fines, como capturar presas, envolver a sus huevos y sus crías para protegerlos, explorar el terreno por el que se mueven, confeccionar un refugio seguro, entre otros fines.

2. Utilizan la sangre para moverse

Algunas articulaciones de las patas de las arañas carecen de músculos, pero esto no es un impedimento para que estas se muevan, pues emplean para ello la presión de la hemolinfa, el equivalente de la sangre en estos animales. Por contracciones de los músculos del cefalotórax, una araña puede aumentar la presión de la hemolinfa en las patas de tal manera que no solo les basta para extenderlas y emplearlas para caminar, sino que incluso las provee del impulso necesario para dar formidables saltos.

1. Los machos emplean apéndices modificados para copular

La reproducción de las arañas es ciertamente original. Para transmitir sus espermatozoides a las hembras, los machos preparan una elaborada cama de seda en la que depositan una pequeña dosis de su esperma, al que luego envuelven y almacenan en sus pedipalpos, un par de apéndices cercanos a su boca. Una vez que ha conquistado el favor de una hembra, el macho inserta sus pedipalpos en la apertura genital de ella y libera así si esperma en su interior.

batanga.com / Publicado por: Daril de la Nuez - Nov 21, 2014