El invierno es con total seguridad la estación más difícil de soportar para muchísimas especies que viven en las regiones templadas y cercanas a los polos de nuestro planeta. Para sobrevivir al implacable frío y esperar a que vuelvan las estaciones más cálidas y favorables para desarrollarse, las diversas especies han desarrollado estrategias sumamente interesantes y que desafían muchas veces a la imaginación. Hoy vamos a contarte 5 de estas estrategias que llevan a cabo los insectos parasobrevivir al frío invernal.

5. Agruparse en grandes cantidades

¡Mientras más seamos, más calientes estamos! De esto parecen estar muy claros algunos insectos sociales como las abejas, las hormigas o las termitas, quienes durante el invierno emplean el calor corporal colectivo para mantener caliente sus hogares y de esta manera protegerse a ellas mismas y a sus crías del frío helado exterior. Los alimentos que almacenan también suelen despedir calor que mantiene una temperatura confortable hasta la llegada de la primavera.

4. Entrar en estado de letargo

El estado de letargo es común encontrarlo en especies que viven en altitudes muy elevadas o cercanas a los polos de la Tierra. Es un estado temporal de suspensión o de sueño durante el cual el insecto se queda completamente inmóvil y con su metabolismo al mínimo. Una conocida especie que practica el letargo es el weta de Nueva Zelanda, el cual acostumbra a vivir en zonas muy elevadas donde se desploman considerablemente las temperaturas por la tarde y la noche, sobre todo en el invierno. Cuando sale el sol y el insecto de calienta, sale del estado de aletargamiento y reanuda su actividad.

3. El estado de diapausa

A diferencia del estado anterior, este es un estado de suspensión a largo plazo que emplean algunos insectos que sincronizan su ciclo de vida con los cambios estacionales. Si hace demasiado frío y se hace difícil volar o conseguir alimentos, la mejor manera de pasar la estación es tomárselo con calma justamente haciendo una larga pausa que puede desarrollarse en cualquier etapa del desarrollo. Así, hay insectos que pasan todo el invierno en el huevo y salen en primavera, mientras otros pasan esta etapa en estado larvario o de pupa.

2. Llenarse de anticongelantes

Muchos insectos se preparan para el frío fabricando su propio anticongelante. Durante el otoño estos animales producen glicerol, el cual se va acumulando en la hemolinfa, el equivalente a la sangre en los insectos. Esta sustancia le da al cuerpo una asombrosa capacidad de resistencia al frío, permitiendo incluso que los fluidos corporales caigan a temperaturas por debajo del límite de congelación sin hacerse hielo y destruir los tejidos. En primavera la concentración del glicerol cae de nuevo a los niveles previos al invierno.

1. Las migraciones

Quizás sea la estrategia más empleada por las especies voladoras para huir del frío y la escasez de alimentos que trae el invierno. La más famosa de estas migraciones es la de las mariposas monarcas, que son capaces de volar más de 2000 kilómetros desde Canadá hasta México huyendo del frío septentrional. Pero no solo hacen migraciones estacionales las mariposas, sino también algunos escarabajos e incluso ciertas especies de libélulas.

batanga.com / Publicado por: Daril de la Nuez - Nov 26, 2014