Las avispas están posiblemente entre los insectos más temidos y que peor reputación tienen entre nosotros los humanos. Esto se debe, sobre todas las cosas, a las conocidas y extremadamente dolorosas picaduras que dan cuando sienten algún tipo de amenaza sobre ellas o su territorio. Sin embargo, más allá de esa particularidad, las avispas son animales fascinantes y llenos de curiosidades que quizás no conozcas y que queremos compartir contigo.


5. Hay avispas sociales y avispas solitarias

La gran cantidad de especies de avispas se dividen en dos grupos según su comportamiento social: las avispas solitarias, grupo en el que se incluyen la gran mayoría de ellas; y las avispas sociales, representadas por muchas menos especies, pero que para los seres humanos son más conocidas por ser comúnmente más visibles e incluir algunas particularmente peligrosas.

4. Las avispas son muy diferentes de las abejas

Aunque ambas construyen nidos que les sirven de hogar, las abejas los construyen con cera, los conocidos panales, mientras que las avispas los construyen con un material semejante al papel o el cartón, que obtienen mediante la masticación de fibras de madera a las que convierten en una pulpa que se endurece al contacto con el aire. Otra diferencia que puede resultar clara en muchos casos es la forma del abdomen, que en las abejas es ensanchado y con una cintura corta y poco perceptible, mientras que las avispas presentan la conocida cintura estrecha y su abdomen es puntiagudo.

3. Las avispas pueden picar más de una vez

Mientras las abejas pican una sola vez en su vida porque esta les provoca el desgarro de sus órganos y por consiguiente la muerte, las avispas pueden picar reiteradas veces a su víctima, haciéndolas más peligrosas. Por cierto, un dato muy curioso es que solo las hembras tienen la capacidad de picar al ser las que portan el aguijón, que son órganos sexuales femeninos modificados con este fin.

2. Ayudan a controlar el ecosistema y combatir las plagas

La mayoría de las avispas son totalmente inofensivas para el hombre y juegan un poco conocido pero importantísimo papel como controladoras de otros insectos que son verdaderas plagas, sobre todo para los cultivos, prestándonos así un valioso e invaluable servicio. La mayoría de ellas se alimentan principalmente de otros insectos, a los que pueden capturar al vuelo o en reposo. Por otra parte, son un elemento esencial en la cadena de alimentación en el ecosistema, al servir a su vez de alimento a otras especies como por ejemplo, algunas aves.

1. Las avispas pueden parasitar a otros insectos

Algunas especies de avispas ponen sus huevos en el interior del cuerpo de otras especies de insectos y, cuando nace la larva, esta se alimenta de los tejidos vivos del mismo hasta que lo mata irremediablemente.

Ojocientífico.com 27/03/14