Cepillarse los dientes nada más terminar de comer. Hay que esperar media hora a que desaparezca el ácido de la comida o nos cargaremos el esmalte.

El café de primera hora. El cuerpo tiene mecanismos naturales para activarnos al despertar. Es más recomendable tomarlo a media mañana o no servirá de nada.

Pelar el kiwi. La carne más cercana a la piel contiene mayor cantidad de vitaminas que nos llevamos. Mejor cortarlo por la mitad y comerlo con una cucharilla.

Ducharse con gel todos los días. Excepto las zonas sensibles (genitales, pies, manos y axilas), el resto del cuerpo sólo requiere agua a diario y duchas cortas o eliminaremos la capa córnea.

Correr en ayunas. A menos que hagas entrenamientos de baja intensidad en los que quemarás grasas, si corres después de 8 horas sin comer carecerás de los hidratos, principal fuente de energía.

esquire.es

5 buenos hábitos que realizamos mal