Las personas extrovertidas y sociables suelen tener más éxito en sus círculos sociales. Pero las más introvertidas no son antipáticas ni antisociales, ¡todo lo contrario! también son personas realmente interesantes de las que se pueden aprender muchísimas cosas, como estas 4 que tienes aquí y que puedes aplicar a tu día a día.

1. Reflexiona antes de hablar

Quizás algunas personas excesivamente extrovertidas pequen de hablar sin pensar en ocasiones lo que están diciendo. Muchas veces eso puede ser un gran error, y si es tu caso sabrás que puedes arrepentirte de lo que acabas de soltar. Por eso reflexiona antes de hablar y soltar lo primero que se te venga a la cabeza.

2. Pasa tiempo en soledad

Aprender a disfrutar de uno mismo y de pasar ratos solo, tiene muchísimas ventajas. No siempre estar rodeado de gente implica sentirse acompañado. Debes empezar por "soportarte" a ti mismo para comenzar a relacionarte con los demás.

3. Reduce las distracciones en el trabajo

Las personas introvertidas no necesitan hablar continuamente en el trabajo o preguntar "cada dos por tres" por asuntos a los compañeros. No quiere decir que no te relaciones, si no que aprendas a limitar esa charlatanería en horas de oficina. Te concentrarás mucho mejor en ti mismo y en tu trabajo.

4. Escucha más de lo que hablas

A veces algunas personas extrovertidas pecan de un excesivo egocentrismo hablando continuamente sin escuchar al resto de personas que tienen a su alrededor. Si ese es tu caso, echa el freno y párate a oír lo que el resto de la gente tiene que decir. Aprenderás mucho más que si sigues hablando sin parar.


forbesmagazine.es 23/06/14