No se ven muchos casos similares, pero si se sabe con cierta certeza que el origen de los perros no fue natural. Es de esos casos en los que el ser humano ha ido adaptando una especie según sus necesidades hasta dar con las razas que ha necesitado en cada momento de su evolución. Se puede decir que la creación y evolución de los cánidos ha sido totalmente artificial.

¿De dónde vienen los perros?

Si nos atenemos a los orígenes de las diferentes razas de perros en sus primeros días, observamos que se han desarrollado a partir de la domesticación por parte de los humanos del lobo común. Así pues, el Canis lupus familiaris es una creación nuestra a partir de una raza animal previamente existente.


¿Cómo se crearon los perros?

Como todos sabrán el lobo común suele cazar en manadas. Sin embargo, en muchos casos, es un sentimiento enorme de miedo el que sufre este animal cuando ha de buscar comida. Aun así, el hambre le hace adentrarse en tiempos remotos en zonas habitadas por humanos para tratar de localizar alimento. No obstante, los asentamientos de los primeros homínidos, cada vez más numerosos, hacían de esta especie un enemigo formidable.

No obstante, por un lado, los lobos observaron que podían alimentarse de las sobras que quedaban en los asentamientos humanos, teniendo que exponerse mucho menos al peligro en el momento de alimentarse. Por otro, los homínidos encontraban en ciertos ejemplares de lobos comunes un valioso aliado en la protección de los asentamientos y una enorme ayuda a la hora de la caza. Y así fue como los ejemplares más dóciles y domesticables comenzaron a formar parte habitual de la compañía de los Homo sapiens y los Neandertales.

Constancia de los primeros perros

Se tiene constancia de los restos de un perro, el más antiguo que se conoce, en una cueva de Bélgica, que data de unos 31 000 años. Esta especie se ha localizado en múltiples ocasiones junto a huesos humanos, lo que nos deja muy clara la importancia de unos y otros en el desarrollo común.

Además, según las necesidades de los homínidos en cada momento, y las corrientes migratorias que les llevaron a diferentes latitudes por todo el planeta, se lograron las miles de razas perrunas que existen hoy en día.

Aunque no está claro si el lobo se convirtió en perro por el tiempo que pasaba cerca de los asentamientos humanos para alimentarse de sus sobras, o por necesidad de los homínidos, es evidente que en los últimos 14 000 años, ambas especies se han encontrado juntas en multitud de ocasiones, lo que data la relación de amistad y necesidad que se alarga hasta nuestros días.


batanga.com / Pedro González Núñez 30/10/15

3 interesantes aspectos sobre el origen de los perros, una especie creada por el ser humano