Hay términos que jamás dirías que están aceptados y aparecen en el Diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, solo tienes que verlo con tus propios ojos para creerlo.

Hay personas que no soportan que sus familiares más cercanos no hablen de forma adecuada. En algunos casos es falta de formación académica y en otros simples costumbres dialécticas que se adhieren inevitablemente a su vocabulario habitual. Hay uno y mil casos repartidos por toda la geografía española, y por más que te empeñes en corregirlos no siempre se consigue. Sin embargo, aunque creas lo contrario, a veces no llevas la razón.

Hay términos que por más que pensemos que no se escriben o dicen así, vienen recogidos en el Diccionario de la Real Academia Española. Precisamente la RAE estrenaba esta semana la última edición de su diccionario en su versión online, donde también encontramos algunos términos 'paletos' que jamás dirías que están admitidos.

... Almóndiga

Seguro que lo has escuchado e intentado corregir en más de una ocasión, ¿verdad? Suena tan mal que por más veces que la hayan tenido que soportar tus oídos no terminas de acostumbrarte. Sin embargo, aunque rechine tanto, almóndiga es una de esas palabras que sí aparecen en el DRAE, donde aclaran que se trata de un vulgarismo en desuso.

Eso sí, aunque el perfil de Twitter de 'Sálvame' dijese lo contrario y por más que lo repitiese Belén Esteban en 'Gran Hermano VIP', 'cocreta' no está aceptada.

Bluyín

Quizás si te dicen cómprame un bluyín, y más dependiendo de la forma de pronunciarlo, acabas antes en un supermercado que en una tienda de ropa. Sin embargo, este término está admitido para referirse a los pantalones vaqueros y llega como forma apocopada de 'blue jeans'.

De hecho, la RAE recomendó en 2003 su uso en Hispanoamérica cuando queríamos hablar de los vaqueros o tejanos, palabra que en este contexto tan solo se utiliza en España. Si bluyín no termina de convencerte, también puedes optar por algo más corto como 'yin'.

Toballa

Si escribes 'toballa' en el buscador de Google encontrarás distintos resultados con intensos debates en los que se preguntan si se dice "toballa o toalla". Sí, no es broma. El término toballa también es una forma válida de referirse a esa "pieza de felpa" que utilizamos para secarnos el cuerpo.

Aunque no sabemos muy bien por qué, ahora ya no podrás corregir a ese familiar que se ha empeñado una y otra vez en decirte 'coge la toballa que nos vamos a la playa'. Toma aire, cuenta hasta tres y recuerda: ¡Está admitido!

Vagamundo

En el universo de las preguntas de Yahoo puedes encontrar prácticamente cualquier cuestión, por rara e insólita que parezca. Por ello, no resulta extraño que si buscamos 'vagamundo' en Google aparezca el siguiente resultado: "¿Por qué se dice vagabundo si la persona vaga por el mundo? ¿No sería 'vagamundo'?"

Seguro que este usuario no fue el único que se hizo esta pregunta, por lo que el DRAE también recoge el término 'vagamundo', aunque aclara que se trata de una forma vulgar de referirse a un vagabundo. Eso sí, si lo escuchas en los próximos meses, no podrás corregirlo ni reírte por ello.

... Moniato

Hay varias formas de referirse al boniato. Dependiendo de la zona geográfica en la que nos encontremos podremos escuchar 'batata', 'papa dulce', chaco e incluso moniato. Sí, este término no es propio de ninguna región, pero nuestros oídos lo han tenido que soportar en más de una ocasión para referirse a este tubérculo.

Aunque sea de esas palabras que solo crees que estén aceptadas si lo ves con tus propios ojos, moniato sí aparece en el diccionario de la Real Academia Española, como sinónimo de 'boniato'. Suena tan extraño que es increíble que sea cierto.

... Madalena y Cruasán

A pesar de que la forma más utilizada aún es croissant, a la hora de referirnos a esta variedad tan dulce también podemos emplear el término 'cruasán'. Algo más raro es decantarse por madalena cuando hablamos de 'magdalenas', aunque también está admitida por la RAE. Eso sí, aclaran que se trata de una forma vulgar y en desuso.

Si quieres comprarlas en una panadería, aunque también podrías emplear esta palabra, lo más recomendable es pedir unas 'magdalenas". De lo contrario, puedes despertar más de una carcajada en el establecimiento.

Setiembre y otubre

Hablemos ahora de los meses del año. A pesar de ser una de las cosas que se aprenden incluso antes de la educación infantil, hay más personas de las que puedes pensar que dicen 'setiembre' cuando se refieren al mes de 'septiembre' y 'otubre' en vez de octubre, sobre todo ese núcleo de población de edad avanzada que no ha tenido la oportunidad de estar escolarizado.

Y aunque suene tan extraño e incluso el corrector de cualquier móvil lo cambie de manera predeterminada, también sirven para nombrar a estos meses del año.

Culamen

Trasero, pompis, pandero, nalgas, cachas, posaderas... Algunos son más recatados y otros más groseros, pero con todos ellos podemos referirnos al culo. Y por si fueran pocos, en el Diccionario de la Real Academia Española encontramos uno que, si tuviésemos que clasificarlo, lo situaríamos mejor en el apartado más 'vulgar'.

Culamen es otra de las extrañas palabras admitidas por la RAE. Eso sí, puestos a escuchar ese incendiario comentario de 'qué culo estás echando', casi mejor que no se decanten por utilizar culamen. De lo contrario, será más difícil respirar y poner buena cara.

Arremangar

'Niño, arremángate que te vas a mojar la sudadera'. Seguro que lo has escuchado una y mil veces. Arremangar es de esas palabras que de tanto oírlas al final terminas utilizándola en alguna ocasión, por mucho que te arrepientas casi de forma instantánea y corrijas rápidamente.

Sin embargo, si se te escapa una vez más no tienes ni siquiera que pedir disculpas. Aunque pueda resultar extraño, 'arremangar' también está admitido por la Real Academia Española y, por mucho que parezca más vulgar, es tan correcta como 'remangar'. Eso sí, seguro que si la utilizas hay alguien que te corrige inmediatamente.

Dotor

Si tienes cita con el médico, prueba a decir 'tengo hora con el dotor' y cuenta los segundos que transcurren antes de que tus amigos pongan el grito en el cielo y se rían durante un buen rato de ti. Ahí es cuando puedes consultar la versión online del Diccionario de la Real Academia Española y demostrarles que no lo has dicho mal -del todo-. Así, viéndolo con sus propios ojos, será la única forma de creerte.

No es un término hipster, y esperemos que no se ponga de moda, pero es una forma vulgar y admitida por la RAE.

Qué.es 23 de octubre de 2015

12 términos 'paletos' aceptados por la RAE