...
En nuestra vida diaria la ciencia está presente, sin embargo, no siempre le damos la importancia necesaria a sus explicaciones de la realidad. A medida que pasan las cosas, los mitos y creencias se van uniendo a nuestra idea de los hechos. Así, no todas las explicaciones son correctas, y aquí puedes ver 11 hechos de la vida diaria explicados erróneamente.

11. Es necesario tomar agua en grandes cantidades

En general se dice que todos debemos tomar 8 vasos de agua por día, pero nadie nos dice el porqué. En realidad no es necesario que sea exactamente esa cantidad, sino la que nuestro cuerpo necesite, y puede ser más o menos. Esto no significa que todos debamos dejar de tomar agua, sino simplemente no forzar a nuestro organismo. El agua nos hidrata y es importante cuando realmente sentimos que nos hace falta.

10. A los hombres les importan menos las relaciones

En realidad no es que los hombres no se vean afectados por las relaciones, sino que hay estereotipos que nos hacen pensarlos como masculinos y poco expresivos. En realidad las relaciones les importan tanto como a las mujeres, pero socialmente está mejor visto un hombre reservado.

9. Afeitarte no hace que tu pelo crezca más grueso

Cuando te afeitas parece que tu pelo crece más grueso, pero solo es una cuestión de percepción. Para empezar crece desde cero, y su punta es gruesa. Además el largo hace que pinchen más fácilmente al tacto pareciendo que son más gruesos, pero en realidad son iguales.

8. No hay que comer hasta estar lleno

Hay una gran diferencia entre estar lleno y estar satisfecho. Cuando comemos debemos asegurarnos lo segundo, pero no lo primero, porque eso implica haber comido demasiado y hacernos daño a nosotros mismos. Comiendo hasta estar satisfecho garantizamos no subir de peso.

7. El efecto Coriolis no determina para qué lado va el agua del inodoro

No importa lo que diga Lisa Simpson, no es el efecto Coriolis el que determina para qué lado se mueve el agua del inodoro. El efecto Coriolis es una fuerza de inercia que determina la trayectoria de los objetos en un marco rotativo de referencia. Sin embargo, la cantidad de agua en el inodoro es muy poca como para ser determinada por él.

6. Los antibióticos matan bacterias, no virus

Siempre que se habla de los antibióticos se destaca que matan virus, pero lo cierto es que son las bacterias que mueren. Un virus no se puede matar porque no es un organismo vivo, y además, en muchos casos la gripe o resfrío no se puede curar con estos métodos.

5. El azúcar causa hiperactividad

Lo cierto es que las investigaciones no han logrado encontrar un nexo entre la hiperactividad y el consumo de azúcar. Hay otros problemas que el azúcar causa, como la obesidad, pero en cuanto a la hiperactividad no se han encontrado pruebas. Hay niños que son hiperactivos por diferentes razones, que no están relacionadas con el azúcar.

4. Salir al frío no hace que te enfermes

Los resfríos son una infección viral en el sistema respiratorio que no aparece simplemente por tomar frío. Los virus se contraen en general de una persona a la otra, o sea que no tiene mucho que ver con el frío.

3. La regla de los 5 segundos no funciona

Esta regla dice que si se te cae comida al piso y la recoges antes de que pasen 5 segundos está bien comerla. El problema es que en el piso hay gérmenes que se pegan automáticamente a cualquier cosa, lo que implica que si se cae, inmediatamente estará contaminado.

2. Que otro hable por teléfono nos incomoda

En realidad más que el volumen nos molesta el hecho de escuchar una conversación por la mitad. Nuestro cerebro no está acostumbrado a este tipo de información cortada, y siempre quiere saber cómo termina el asunto o llenar los espacios vacíos, algo que no puede hacer en una conversación telefónica.

1. Los rayos no pueden caer en el mismo sitio dos veces

Es algo que pasa seguido, y no hay nada que impida que un rayo caiga dos veces en el mismo sitio. En el campo, suelen golpear el mismo árbol varias veces, y el Empire State Building de Estados Unidos fue golpeado en diversas oportunidades. En realidad el dicho popular implica que habiendo tantos sitios, es raro que vaya dos veces al mismo, pero aun así sigue siendo incorrecto.

Ojocientífico.com 14/06/14