Cuando debemos explicar el funcionamiento del cerebro, solemos decir que se parece a una computadora. Sin embargo, no tiene tantas similitudes como parece, y entender estas diferencias puede hacer que se estudie de mejor manera a uno de los componentes principales de nuestro cuerpo y sus particularidades. Es por esto que debes ver las 10 diferencias entre el cerebro humano y una computadora.


10. El cerebro es analógico y la computadora digital

Muchas veces se describe a las neuronas como binarias, debido a que llevan a una acción concreta cuando alcanzan determinado umbral. Por esto es que se llegó a errores como que las neuronas pueden funcionar por una sola función lineal combinada. Pero una red de solamente dos capas no puede hacer mucho, y por ende tampoco pueden hacerlo las líneas múltiples. Sin embargo, las versiones más realistas muestran la importancia de la cantidad de capas.

8. El cerebro es paralelo, la computadora serial

Mientras que las computadoras tienen áreas específicas para la memoria y otras funciones, en el cerebro esto es más complejo. Las neuronas que ayudan al proceso de memoria, y las áreas que sirve para esto están dispersas en el cerebro, y no ubicadas en un lugar específico. Es por esto que puede decirse que en el cerebro las diferentes partes funcionan paralelamente, mientras que la computadora actúa en serie.

7. El tiempo es diferente en el cerebro

La computadora posee un reloj, y sus partes actúan en un tiempo preciso determinado. Por su lado, el cerebro humano depende de factores como el tiempo de las señales electroquímicas, que determinan algunas actividades neuronales. Además, el tiempo cerebral no es igual al de un reloj, sino más bien como en ondas.

6. La memoria a corto plazo no es como la memoria RAM

La memoria a corto plazo tiene que ver con indicaciones cercanas e ideas que nos llevan a la memoria a largo plazo, mientras que la RAM contiene información igual a la que está en el disco duro. Además la RAM posee una capacidad fija, mientras que la memoria a corto plazo es fluctuante y cambia según la persona y la experiencia.

5. El cerebro y la mente no se pueden distinguir como software y hardware

Es tentador pensar que el cerebro puede distinguirse como un hardware y la mente como un software. Sin embargo, el problema es que todo cambio en la mente lleva a un cambio en el cerebro, y que la mente emerge directamente del cerebro, a diferencia del software y hardware.

4. La sinapsis es más complejas que el proceso eléctrico

Aunque se suele pensar que las neuronas funcionan por impulsos eléctricos parecidos a los de una computadora, en realidad son impulsos electroquímicos que viajan mucho más lento. De esta manera las neuronas no pueden ser pensadas como transistores porque dependen de la distancia entre la sinapsis y las dendritas, así como de sustancias químicas específicas.

3. El procesamiento de información y la memoria dependen de lo mismo


En el cerebro, el procesamiento de información y la memoria son llevados a cabo por las mismas zonas, mientras que en una computadora son dos cosas diferentes. Cuando las neuronas procesan información están al mismo tiempo modificando las sinapsis y, por tanto, afectando a la memoria.

2. El cerebro es un sistema autoorganizado

Por la misma razón que ya nombramos, es que el cerebro puede curarse a sí mismo y realizar varias tareas al mismo tiempo, desde las mismas zonas. En cambio, en las computadoras cada pieza funciona por separado, dividiendo estas tareas. La idea de igualdad es un problema en la neurociencia, donde en varias ocasiones se ha pensado que es necesario estudiar una zona específica para solucionar un problema, cuando en realidad es mucho más complejo que eso.

1. El cerebro recuerda la espacialidad

A diferencia de las computadoras, el cerebro guarda información de la espacialidad y el tamaño de los objetos, brindándonos esta información en cuestión de segundos. Mientras que las computadoras no pueden darnos información de la distribución de los objetos en el espacio, el cerebro muestra tener mayor conocimiento del mundo.

Ojocientífico.com 16/05/14