Las sepias son animales muy singulares de los que, aunque pueda parecer curioso, muchas personas apenas conocen algo más allá del hecho de que son deliciosas en ciertas preparaciones culinarias. Por ello, hoy te proponemos conocer más sobre estos curiosos animales marinos mostrándote los 10 aspectos básicos que debes conocer sobre ellos. Comenzamos.

...


10. Las sepias son moluscos

Las sepias son moluscos que pertenecen al grupo de los cefalópodos, al igual que otros animales como los pulpos, los calamares y los nautilus. Los cefalópodos son animales muy inteligentes que tienen un anillo de brazos en torno a su cabeza, un pico constituido de quitina en su boca, una cabeza muy llamativa, pueden tener o no una concha, y sus ojos pueden formar imágenes muy nítidas.

9. Tienen ocho brazos y dos tentáculos

La sepia tiene dos largos tentáculos que es utiliza para capturar rápidamente a sus presas, que pueden ser pequeños peces y crustáceos por lo general, pero también otros moluscos y otras criaturas. Posteriormente los manipula utilizando para ello sus ágiles brazos. Tanto los tentáculos como los brazos tienen numerosas ventosas.

7. Se propulsan con su aleta y chorros de agua

Las sepias tienen una gran aleta que rodea todo su cuerpo y que utilizan de manera muy eficiente para nadar de manera casi constante. Sin embargo, cuando lo que se necesita es un movimiento rápido, pueden expulsar agua con fuerza mediante un sifón que tienen al lado de la cabeza y moverse por propulsión a chorro, como hacen otros animales de su grupo.

8. Existen más de 100 especies de sepias

Las numerosas especies de sepias que existen pueden variar en tamaño desde unos pocos centímetros, hasta incluso varios metros de longitud. La sepia gigante es la especie más grande que se conoce y puede llegar a medir más de 3 metros de largo, siendo uno de los mayores invertebrados que se conocen.

6. Tienen un excelente camuflaje

La sepia puede cambiar su color de acuerdo a su entorno. Esto sucede gracias a los millones de células de pigmento llamadas cromatóforos, que poseen en los músculos en su piel. Cuando se flexionan estos músculos, los pigmentos se liberan en la capa externa de la piel y pueden controlar tanto el color como los dibujos de la piel del animal. Esta coloración también es utilizada por los machos para las exhibiciones de cortejo y para competir con otros machos.

5. Las sepias tienen una vida corta

Las sepias son sexualmente maduras entre los 14 y los 18 meses de edad, y su esperanza de vida es de apenas entre 1 y 2 años. Durante el apareamiento, el macho le transfiere una masa de esperma a la hembra que esta empleará para fertilizar los huevos. Una vez fecundados, ella pondrá un grupo de huevecillos unidos a rocas, algas, u otras superficies del fondo marino y los cuidará hasta su eclosión, luego de lo cual morirá.

4. Las sepias son unos activos depredadores

Las sepias son depredadores activos que se alimentan de otros moluscos, peces y cangrejos. También pueden alimentarse de otras sepias si tienen la oportunidad. El potente pico que constituye su boca puede ser utilizado incluso para romper las fuertes conchas que presentan algunas de sus presas favoritas.

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.


3. Pueden liberar tinta cuando se sienten amenazadas

Al igual que los pulpos y los calamares, la sepia al huir puede liberar una nube de tinta que confunde a los depredadores y que le permite alejarse y salvar su vida. Históricamente esta tinta se ha utilizado para escribir y dibujar, pero también para tratar determinadas enfermedades y como colorante de alimentos.

2. Regulan la flotabilidad usando un hueso interno

Dentro de sus cuerpos, las sepias tienen un hueso largo y oval que utilizan para regular su nivel de flotación, ya que puede llenarse con gas y / o agua dependiendo de las necesidades del animal. Estos huesos de sepias muertas suelen recalar en la orilla de las playas y se venden en las tiendas de mascotas como un suplemento de calcio para las aves domésticas.

1. Tienen una visión muy particular

Las sepias no pueden ver el color, pero pueden ver la luz polarizada, una adaptación que es importante para detectar con mayor contraste las figuras de su entorno. Sus pupilas tienen forma de W y ayudan a controlar la intensidad de la luz que entra en los ojos. Para enfocar un objeto, una sepia cambia la forma de sus ojos en lugar de la forma de la lente, como lo haríamos nosotros.

batanga.com 16/10/14